DadaRoom: Pros y Contras de rentar un cuarto a un estudiante en tu casa

Entre los estudiantes, una práctica común es buscar cuartos en renta. Cuando un joven ingresa a una universidad alejada de su casa, piensa inmediatamente en rentar un cuarto cerca del campus en el que estudiará. Existen diversas opciones para rentar, ya sea en una casa de estudiantes, un departamento compartido, cuartos de azotea, y en menor proporción, vivir solo.


Hay quienes buscan compartir la renta con amigos y otros jóvenes, y hay quienes buscan rentar en una casa con ambiente más familiar. Para estos últimos, la alternativa más viable es buscar un cuarto en renta en una casa que se comparta con menos personas.

Si quieres obtener un ingreso extra, y tienes un cuarto libre en casa, deberías considerar rentarlo.¿Cuáles son las ventajas y desventajas de rentar un cuarto de tu casa a un estudiante? Te lo decimos.


Pros

¡Ingreso extra! Las zonas más próximas a las universidades son altamente demandadas, por lo que el precio de la renta suele ser alto. Si vives cerca de una escuela, seguramente obtendrás más por poner un cuarto en renta. Además, puedes compartir los gastos por servicios.

Conoces personas y haces amistades. Un estudiante puede tener muchos temas de conversación. Si consigues llevarte bien con él, la experiencia de compartir tu casa, será más placentera, pues harás grandes amistades, y sabrás que hiciste lo correcto al rentar un cuarto.

Crecimiento personal y estabilidad emocional. Compartir departamento o casa no sólo genera ingresos, sino que además ayuda a sentir más confianza, desarrollar empatía y tolerancia. Un estudio de Dada Room mostró que la mayoría de la gente que ha vivido sola, y que ha compartido departamento alguna vez en su vida, se siente más feliz viviendo con roomies. Aprender a convivir traerá muchos beneficios personales.

Ayuda en las tareas de la casa. Un joven puede ayudarte en algunas tareas de la casa que se te pueden complicar cada día más. Cargar el garrafón o las bolsas del súper será mucho más fácil si tienes un joven en casa.

Contras

¿Has escuchado que se les llama estudihambres? Exacto, regularmente buscan rentas económicas, por lo que probablemente no obtendrás demasiado por rentar un cuarto. Además puede presentarse la ocasión en que sus papás no le enviaron dinero, que no recibió la beca a tiempo, o que simplemente se gastó el dinero en copias, libros o alcohol.

Un estudiante cuenta con tiempo limitado. Si es alguien poco organizado, puede ser que te deje los trastes sucios, que su cuarto sea un desastre, y que participe poco en las actividades de limpieza en la casa.

¡Visitas! Toma en cuenta que requerirá llevar visitas a la casa en algún momento, ya sea para realizar una tarea, porque viene un familiar de otra ciudad, o por mero gusto de convivir con amigos. Si no te gusta tener visitas frecuentemente, deberías pensarlo antes de ofrecer un cuarto en renta.

Habrá días en que llegue tarde. La etapa de estudiante trae consigo muchas fiestas y reuniones que seguramente provocarán que tu joven roomie llegue en la madrugada de vez en cuando. Para alguien con el sueño ligero, puede resultar una pesadilla. Lo mejor será que acuerden la hora de llegada.



Si decides rentar el cuarto que tienes disponible, realiza un contrato con todos los derechos y obligaciones de ambas partes. Compartir tu casa con alguien más por primera vez puede traer ciertas sorpresas, no dejes que eso pase, y prepara todo lo necesario para que la experiencia de compartir con roomies sea de lo mejor para todos.